BIENVENIDOS

Y me dí cuenta que el conocimiento, el saber, no estaba sólo en los libros o en las aulas de las universidades, estaba allí, en el patio de mi primera escuela.

Allí aprendí:

  • - A compartir con mis compañeros.
  • - A no pelear.
  • - A jugar limpio.
  • - A limpiar aquello que ensuciaba.
  • - A dejar las cosas donde estaban.
  • - A no coger lo que no era mío.
  • - A disculparme.
  • - A lavarme las manos antes de comer.
  • - A conocer mis sentimientos y los de los demás.
  • - A dormir la siesta.
  • - A, cada día durante un poco de tiempo, bailar, cantar, jugar, disfrutar, aprender, pensar y trabajar.
Sigo aplicando cada día todas aquellas cosas que aprendí entonces.